martes, 12 de julio de 2011

TUMOR BENIGNO DE MAMA



TEJIDO NORMAL DEL SENO

El seno produce leche para la lactancia. Posee dos tipos principales de tejidos: tejidos glandulares y tejidos de soporte (estromales).
La parte glandular del seno comprende los lobulillos y los conductos. En mujeres que están lactando, las células y los lobulillos producen la leche que se desplaza a través de los conductos: pequeños tubos
que transportan la leche al pezón. Cada seno tiene varios conductos que llegan hasta el pezón.
El tejido de soporte del seno comprende el tejido adiposo y el tejido conectivo fibroso que proporciona el tamaño y la forma del seno.

Detección de las afecciones benignas de los senos: Señales y síntomas de los cambios de los senos

Los cambios en los senos pueden ser causados por afecciones benignas o por el cáncer.
Los síntomas más comunes son probablemente a causa de afecciones benignas. Aun así, es importante reportar a su médico cualquier cambio que usted observe en sus senos.
Muchos síntomas de afecciones benignas son los mismos que se presentan con el cáncer de seno. Es difícil diferenciar entre las afecciones benignas y las cancerosas basándose solamente en los síntomas. Su doctor puede requerir que se hagan otras pruebas para diferenciar entre las dos afecciones.
Es posible que algunas afecciones benignas no causen ningún síntoma y que se detecten durante un mamograma (mamografía) o una biopsia del seno.

Masas o protuberancias
Una afección benigna del seno a menudo causa una masa, protuberancia o área de engrosamiento. Puede o no que esta área esté muy sensible. A menudo una mujer detecta esto al estar revisando sus senos y axilas, o cuando el médico o enfermera está realizando un examen del seno.
Las causas más comunes de una sola masa en el seno son:

· Fibroadenoma: un tumor sólido benigno.
· Cambios fibroquísticos: cambios benignos en los senos.
· Hiperplasia atípica: células anormales de rápido crecimiento.
· Quistes: sacos llenos de líquido, benignos.
· Cánceres no invasivos: carcinoma ductal in situ (ductal carcinoma in situ, DCIS)

Dolor

Algunas mujeres sienten dolor o molestia en el seno que está asociado con su ciclo menstrual. Este tipo de dolor cíclico es más común durante o alrededor de la semana previa a la menstruación, y por lo general desaparece una vez que ésta comienza. Muchas mujeres con cambios fibroquísticos sienten dolor cíclico en el seno. Se considera que esto se deba por cambios en los niveles hormonales.
Algunas afecciones benignas de los senos, como la inflamación (mastitis), pudiera causar el surgimiento de más dolor repentino en un punto. En estos casos, el dolor no está asociado con el ciclo menstrual. En raras ocasiones, las protuberancias del cáncer de seno también pudieran causar dolor.

Secreción del pezón
Una secreción del pezón (que no sea leche) pudiera ser alarmante, pero en la mayoría de los casos se debe a una afección benigna. Al igual que con las protuberancias del seno, mientras más joven sea la mujer, mayores probabilidades hay de que la afección que origina la secreción sea benigna (consulte la sección “Examen de la secreción del pezón)”.
En las afecciones benignas, una secreción no lechosa es por lo general de color claro, amarillo o verde. Si la secreción contiene sangre que usted pueda ver o que se detecte a través de un análisis de laboratorio, aún la causa probablemente no sea cáncer, aunque sí es algo inquietante que requerirá de más pruebas.
Si la secreción proviene de más de uno de los conductos del seno o de ambos senos, por lo general se debe a una afección benigna como cambios fibroquísticos o ectasia ductal.
Si la secreción (ya sea sanguinolenta o no) es de un solo ducto, puede ser por causa de una afección benigna como el papiloma intraductal o ecstacia ductal. Pero también puede ser debido a alguna afección  precancerosa (como el carcinoma ductal in situ) o por cáncer, y usted debe consultar inmediatamente con un médico.
Una secreción lechosa que proviene de ambos senos (que no sea durante el embarazo o durante la lactancia) puede algunas veces ocurrir como una reacción al ciclo menstrual.
Además puede deberse a un desequilibrio en las hormonas producidas por la glándula pituitaria o la glándula tiroides, o incluso por ciertos medicamentos.

Como se mencionó previamente, mientras las afecciones benignas son mucho más comunes que el cáncer de seno, es importante informar al equipo de atención médica sobre cualquier cambio en los senos para que pueda ser revisado de inmediato.

TUMOR DE MAMA
Se define como "tumor" a toda neoformación que origina efecto masa, y por "benigno" cuando presenta exclusivamente crecimiento local sin infiltración de tejidos vecinos ni capacidad de enviar metástasis ganglionares y/o a distancia.
Definir exactamente los tumores benignos de la mama presenta ciertas dificultades debido a que los diferentes autores realizan clasificaciones diferentes, más o menos amplias, y también por que actualmente se está planteando que el fibroadenoma, tumor benigno más frecuente, tendría que considerarse como una mastopatía.
Algunos de los procesos aquí descritos no son auténticas neoplasias benignas, si no más bien fenómenos hamartomatosos o malformativos, pero con una presentación y evolución clínica de tipo tumoral benigno.
Clasificación
Fibroadenoma.
Adenoma de mama o de pezón.
Tumor Phyllodes benigno o fibroadenoma intracanalicular celular.
Hamartoma o fibroadenolipoma.
Tumores mesenquimales puros:
lipoma
histiocitoma
angioma
leiomioma
tumor de células granulares
fibromatosis.
Tumores de los anejos cutáneos.
Ectasia ductal.
Quiste simple y Galactocele.
Falsos tumores.

Fibroadenoma
Es el tumor benigno más frecuente de la mama, si bien se discute hoy su clasificación como verdadero tumor benigno o como una mastopatía o como una "alteración del normal desarrollo e involución", ya que su histogénesis es una proliferación de los condutos terminales normales relacionada con los estrógenos circulantes.
Etiológicamente, se trata de una lesión estrógeno-dependiente, los cuales originan una proliferación de los conductos terminales, por lo que sufre cambios en relación al embarazo y/o a la ingesta de anovulatorios, habiendose demostrado la secreción intratumoral de leche.
Adenoma
Es un tumor histológicamente con personalidad propia ya que le falta el componente fibroso, es un tumor benigno de componente exclusívamente epitelial, es muy poco frecuente.
Se caracteriza por ser un tumor muy bien circunscrito y por tener como elemento principal el componente epitelial.
El adenoma tubular, es el adenoma puro, clínicamente aparece como un nódulo bien definido que se desarrolla en mujeres jóvenes, sin alteraciones secundarias de la piel o el pezón.
El adenoma ductal, variante del anterior de aparición más tardía (50 años), es un tumor circunscrito e indurado, que histológicamente se caracteriza por células ductales rodeadas por fibrosis densa o por proliferación celular de tipo mioepitelial.
El adenoma de la lactancia, es un tumor delimitado que se desarrolla en relación con la gestación, que puede alcanzar varios centímetros.
El estroma es escaso y los conductillos se encuentran muy agrupados.
El adenoma apocrino, es una variante del adenoma tubular en el que el patrón celular predominante es el apocrino. Es frecuente la presencia de formaciones quísticas con crecimientos micropapilares. Es un tumor propio de mujeres jóvenes y de muy escasa frecuencia.
Se pueden encontrar otras formas de adenomas como son los adenomas del pezón (adenoma papilar o adenomatosis erosiva delpezón) y el adenoma pleomorfo o tumor mixto. El adenoma del pezón es una proliferación epitelial a nivel de los galactóforos terminales en la región del pezón, que adopta un patrón pseudoinfiltrativo pero con escasísima capacidad de malignización.


Quistes mamarios
Son tumoraciones mamarias de contenido líquido cuyo mecanismo de formación, historia natural y patogénesis son desconocidas.
Su relación con el cáncer es desconocida pero se sospecha muy escasa, por lo que su asociación probablemente se trate de pura coincidencia.
Es una afectación propia de mujeres en la pre-perimenopausia (40-50 años), aunque pueden aparecer en cualquier edad, raro antes de los 20 años y excepcional en la menopausia.
Clínicamente se presentan como tumoraciones bien delimitadas que se diagnostican mediante ecografía al presentarse como imágenes bien circunscritas y anecoicas.
Su tratamiento consiste en la punción evacuación del líquido, seguida de la insuflación de aire para realizar una mamografía o cistografía, así como el estudio citológico del líquido aspirado.
Son clasificados en quiste simple (ocupado por líquido), galactocele (ocupado por leche) y quistes habitados (ocupados por una proliferación).





Tomado de: http://www.uninet.edu


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Salud y Familia | Desenvolvido por EMPORIUM DIGITAL